Categories: News

Alan November en el ‘Lápiz de $1000’y porqué las Compañías Edtech no están traspasando los límites.


Posted on

Hace algunas semanas, EdSurge publicó una entrevista en podcast con el consultor educativo y comentarista Alan November, y el Director de Currículum Secundario, Instrucción, y Evaluación para la el Distrito Escolar Independiente de Houston, Mike Dorsey, después de chatear con los dos expertos en educación en el ISTE. La entrevista tuvo un gran numero de oyentes, principalmente porque November dijo que la industria edtech había creado un “desastre” en un punto de la entrevista. De cualquier forma, November solamente logró estar con nosotros por cerca de 10 minutos en esa entrevista, así que realmente no tuvimos la oportunidad de indagar profundamente en lo que él se refería como “un desastre”.

Por lo tanto, EdSurge decidió entrar nuevamente a esa conversación con November, está vez en una Q&A, cubriendo sus pensamientos en el “lápiz de $1000”, si Khan Academy está o no traspasando los límites, y cómo cualquier cambio en el salón debe empezar con el maestro.Como ha la industria de la edtech creado un “desastre” -y más importante, de quién es la responsabilidad de aclarar ese mensaje, de acuerdo a November? (Para la entrevista completa, revisa el Podcast EdSurge On Air podcast.

EdSurge: Gracias por sentarte nuevamente con nosotros, Alan. Tu última ( breve) entrevista con nosotros incitó algunas reacciones apasionadas, desde individuos queriendo saber lo que quisiste decir con que la industria edtech ha creado un “desastre”. ¿Puedes decirnos un poco más al respecto? 

“Si vas a vender algo, y a hacer reclamaciones, mejor ten un respaldo de lo que las reclamaciones que estás haciendo”.

Alan November

Alan November: Bueno, hay un libro fantástico de una profesora de la Escuela de Negocios de Harvard llamada Shoshana Zuboff, llamado “En la era de las Máquinas Inteligentes”(In The Age of the Smart Machine.). Habla acerca de cómo simplemente agregando tecnología al ambiente sin proceso puede solo llevar a mejoras, para mejorar. Así que, ese libro me ha influenciado mucho.

Normalmente, cuando los negocios compran tecnología, el país puede realmente medir las unidades de productividad por persona, lo cual ha estado aumentando en una base bastante regular. La tecnología hace el trabajo más productivo – estás con la capacidad, francamente, de tener menos trabajadores. Si estás construyendo un automóvil o arando un campo, una persona puede ahora hacer el trabajo de cientos o hasta miles de personas, así incrementa la productividad de una sola persona. Así que, tienes estas dos formas donde la tecnología realmente da sus frutos -ya sea mejorando la productividad o la calidad del trabajo.

Esto ¿cómo se traduce al espacio educativo?

Sin dudarlo, no hemos mejorado la productividad de los maestros.

Nosotros no necesitamos menos maestros. Algunos bibliotecarios han sido borrados como resultado del pensamiento de las escuelas de que no necesitan libros (aunque no se un número grande). Yo no creo que alguien pueda discutir que la productividad de los maestros ha mejorado. Si acaso, la productividad ha caído desde que hemos estado agregando la tecnología. Si alguien quiere discutir sobre eso, ¡adelante! Nos queda esto: Hemos mejorado la calidad del trabajo que todas las mismas personas hacían que estaban antes? Simplemente no veo esto.

Las personas dicen, “¿Cómo es posible que defiendas que debemos estar poniendo calificaciones de tests estandarizados cuando la tecnología no nos ayuda con estas cosas? Tengo ese argumento todo el tiempo, especialmente de personas en el campo. “No es justo esperar que la tecnología mejore el negocio central de la educación”. Pero para eso es para lo que las escuelas existen, ¡para enseñar esos contenidos y habilidades!

Cuando Zuboff discute en su libro que no vas a tener ninguna mejora en la calidad del trabajo si tu no redefines el trabajo, o cambias los procesos. Por ejemplo, si tienes miles de preguntas en Khan Academy, pero son siempre las mismas preguntas que has hecho siempre en la clase de Álgebra, no hay cambio en el diseño del trabajo. Pero si cada niño, obtiene retroalimentación inmediata sobre sus respuestas, eso es un cambio en el proceso.

Yo no creo que la industria haya leído la investigación, o se de cuenta lo sofisticado y complicado que es agregar tecnología. Es claramente una cuestión de “Vamos a comprarles a todos un dispositivo y entrenar a los maestros para comprar miles de apps”. Esa no es la forma de resolver este problema. Terminarás con el lápiz de $1000.

” Si la nueva forma de hacer exámenes no requiere tecnología, no veremos la enorme cantidad de dinero gastado en parte que ahora estamos viendo”.

Alan November

Un problema es que las compañías sigan haciendo dinero de vender esos “lápices de $1000” como maneras de mejorar la productividad. Todavía parece haber una demanda para eso. Entonces, ¿pueden las compañías y educadores coexistir pacíficamente en el mundo de la tecnología educativa, mientras también trabajan y redefinen la educación?

Bueno, primero, vamos a discutir porqué las escuelas están corriendo a comprar tecnología. El mas grande acelerador que puedo detectar no es que ellos quieren transformar el aprendizaje – es que ellos tienen que dar a cada estudiante un dispositivo para los nuevos tests basados en estándares, los cuales están todos en línea. Si estos nuevos test no requirieran la tecnología, no veríamos ese enorme desperdicio de dinero en parte, que estamos viendo ahora. Así que, para este momento del año, las escuelas se sienten absolutamente obligada a salir y comprar un dispositivo para que no se cree una desventaja para sus niños.

Antes del embate de los test alineados al Centro Común en línea como PARCC y SmarterBalanced había todavía algunas escuelas que usaban el tradicional 1:1. Pero esa compra obsesiva apareció para quedarse a pesar de todo.

La compra obsesiva continua por el cambio del diseño de las pruebas, además de que ha habido una baja en los costos. Vas a esas juntas, y las personas dicen, “¿Puedo ahorrarme dinero en libros de texto?” A la larga, hay un argumento que dice que estos aparatos te pueden ahorrar dinero. Desde que el precio de un dispositivo electrónico ha caído tanto, y el precio de copiar hojas y hojas es caro, puedes ahorrar dinero. Acepto eso. Pero ese no es un argumento de que estamos mejorando la productividad, es un argumento de que no estamos ahorrando dinero.

Luego está otro argumento: “Si lo compramos, ellos vendrán”. Es un argumento muy ingenuo el pensar que la tecnología es una bala de plata. Como mencioné la última vez, si revisas el estudio de la OECD, países que han invertido más en tecnología se fueron abajo más (en puntuaciones de evaluación). Mi argumento tiene muchos datos detrás de él – hay datos reales que esencialmente no hay evidencia de mejoras sistémicas en el aprendizaje central, por invertir en tecnología.

Ahora mira, quiero que la industria gane. No solo quier decir, “Lo arruinaste” -quiero decir, “Vamos a hacerlo correctamente”. ¿Puede hacer la tecnología una diferencia en tales situaciones?

“Si vas a una plataforma en línea, resulta que muchos más niños pedirán ayuda en línea que frente a frente, porque se sienten más seguros”

Alan November

Si entendemos que tenemos que cambiar el diseño del trabajo y los procesos, Creo que tenemos una enorme oportunidad.La mayoría de los maestros estarán de acuerdo que  no todos los estudiantes piden ayuda o levantan la mano en ambientes presenciales porque les da miedo. Pueden ser víctimas de burlas por sus amigos… así que los estudiantes que necesitan más ayuda, típicamente no preguntan. Pero si te vas a una plataforma en línea, resulta que muchos más niños pedirán ayuda en línea que cara a cara porque se sienten más seguros.

Solo imagina a todo un grupo de ejemplos, donde la tecnología revela más visiones sobre lo que los chicos piensan que sin ella. La parte de “Hacer Visible el Pensamiento” de esto es muy emocionante. Los maestros pueden tener nuevas perspectivas, los niños pueden ver las preguntas de otros niños. Creo que Sócrates estaba en lo correcto, el aprendizaje es social. Si Sócrates estaba en lo correcto, que el aprendizaje es social, entonces deberíamos estarlo aprovechando al máximo -y las plataformas en línea son fantásticas en las manos de un maestro creativo para hacer eso.

El problema es, cuando les enseñamos a lo maestros a usar la tecnología, no les enseñamos en cómo diseñar problemas complejos en clase -lo cual es esencial.

Entonces, ¿es esto más una cuestión de desarrollo profesional, o un problema con las herramientas de herramientas de tecnología educativa ellas mismas? 

Si le das a alguien un martillo, van a llevarlo a un clavo. Entonces, la pregunta es, ¿quién debe tomar la responsabilidad de identificar cómo usar esas herramientas bien para llevar a un logro educativo superior? Creo que la industria tiene alguna responsabilidad en esto. Deberían entender que si estás vendiéndole algo a alguien, tienes que decir de frente: Mira, esto es complejo y difícil, y vamos a ayudarte a entender lo sofisticado que es”. Es una especie de industria de carros, con estándares seguros.

Quiero que las personas que están inventando y vendiendo estas cosas expliquen lo que están vendiendo.

Mucha gente dice que es responsabilidad de las escuelas el proveer PD para sus maestros acerca de estas herramientas. Las personas regresan y siguen con eso. 

Podemos ir adelante y atrás sobre esto todo el día. Puedes exentar completamente a la industria, si quieres. Pero si vas a vender algo, y hacer reclamaciones, mejor respalda los reclamos que estás haciendo.

¿Tienes curiosidad por escuchar el resto de la entrevista? Escúchala en el EdSurge On Air podcast.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *